Digitalizar, automatizar y conectar: el eje central de la producción de embalajes 4.0

La comunidad del sector de los embalajes afronta la situación sin precedentes del Coronavirus (COVID-19) con urgencia y con el firme convencimiento de la necesidad de cuidarnos todos. Esto terminará. Ahora que mucha gente trabaja desde casa, queremos proporcionar contenidos sobre los equipos, sistemas y procesos que íbamos a presentar en los próximos meses, para que puedan conocer las novedades y lo que tenemos previsto presentar próximamente, de modo que puedan ir planificando de antemano su actividad.


Los propietarios de marcas y empresas de conversión seguirán trabajando a presión, y esta vez más que nunca. Nuestra industria se enfrenta a un montón de desafíos, tales como la rapidez de comercialización, el comercio electrónico y la sostenibilidad. Cada uno de estos desafíos presenta diversas oportunidades para la producción de embalajes. 


Los proveedores de equipos de fabricación de embalajes y servicios de embalaje encabezan la necesaria transformación de la industria. Hemos forjado esta transformación en torno a cuatro pilares fundamentales: conectividad, digitalización, automatización y sostenibilidad.


Toda la cadena de producción debe ganar en agilidad y flexibilidad. A lo largo de todo el flujo de trabajo de producción, se impone tomar las decisiones de una forma más rápida y basada en hechos. Nos adentramos en una era en la que los sistemas conectados compartirán datos a lo largo de todo el proceso de producción para una optimización más rápida y precisa. 


Desde el archivo de diseño inicial hasta la etiqueta o caja final producida, todas las etapas de la producción de embalajes estarán interconectadas. Un cambio en la fase de diseño, ya sea de formato o estructural, se comunicará a todas las etapas siguientes. Las tareas específicas en cada fase del proceso, como la impresión, el corte y el plegado, se automatizarán con soluciones digitalizadas, lo que permitirá cumplir unos plazos más ajustados. 



¿Hasta dónde hemos llegado, y hasta dónde tenemos que ir aún?

La transformación digital se está produciendo a distintas velocidades en toda la industria de los embalajes. Existe el consenso de que las etiquetas han abierto el camino y, después de un inicio lento, ahora se venden más impresoras de etiquetas digitales que impresoras convencionales.


Esto se debe a que, en la industria de las etiquetas, hemos llegado a un momento en que las soluciones digitales pueden dar unos resultados con una calidad, una productividad y un nivel de coste gratamente comparables a los de las impresoras convencionales. Además —y esto es algo que digno de apreciar— las etiquetas son menos complejas de producir que los embalajes flexibles, el cartón plegable y las cajas de cartón ondulado.


La industria de las etiquetas ha marcado la pauta para que otras industrias la sigan, cada una con sus respectivos componentes.


La producción de embalajes 4.0 exigirá un cambio de mentalidad.


En un mundo más automatizado, nos centraremos menos en el cómo y más en el qué. Esto requiere un cambio fundamental en los tipos de personas y cualificaciones necesarias a lo largo del flujo de trabajo. La información que aporten las máquinas requerirá que los operadores tengan una visión global de todo el proceso y ya no en especializarse en una tarea técnica determinada.


Seguirán siendo necesarios los conocimientos humanos y la proximidad. Pero en lugar de centrarnos en tareas técnicas o manuales repetitivas, la aportación humana se basará más bien en aportar valor a una producción de embalajes más automatizada y mejor.


Conozca los servicios conectados de BOBST como claro

ejemplo de la gestión de una industria 4.0.


0 vistas