Las primeras máquinas ....


A principio de los años 20, en Europa aparece el proceso de impresión flexográfico basado en la utilización de tintas fabricadas con anilina, también denominada brea de carbón. Muy pronto estas tintas fueron eliminadas del proceso por su toxicidad, y los fabricantes empezaron a experimentar con nuevos colorantes.


A pesar de ello, el proceso se continuó denominando “impresión con anilina”. Mediante una encuesta pública llevada a cabo por la revista “Mosstyper”,se seleccionaron tres nombres, de los cuales “proceso flexográfico” fue el definitivo. Era el inicio de la flexografía conocida como tal.



La primera prensa de anilina fue construida en 1890 por Bibby Baron e hijos en Liverpool, Inglaterra. Las tintas base agua que se usaron en la impresión no funcionaron. En 1908, C.A. Holweg patentó la primera máquina de anilina. La tinta que se utilizaba en estas impresoras era cruda, hasta que se introdujo el rollo de anilox, en 1938. Posteriormente, las tintas originales de anilina dejaron paso a los colorantes basados, en resinas de poliamida. Estas tintas abrieron nuevas posibilidades a la Flexografía, ya que al secarse más rápidamente, se podían alcanzar velocidades de operación de hasta 750 ft/min. (250 mts/min).


En la década de los 50 se desarrollan nuevas tintas de poliamida para imprimir sobre películas polímeros transparentes como el celofán, polietileno, y polipropileno.

Las primeras impresoras eran muy rudimentarias. Un rodillo de caucho, una bandeja de tinta y dos cilindros eran los elementos principales. Las roturas de papel, exceso de tinta e impresiones distorsionadas eran incidencia habituales en muchas impresiones.

Las máquinas de tambor central aparecieron en Europa a finales de la década de los 50. En la década siguiente se terminaron de configurar este tipo de impresoras, que eran las idóneas para la impresión de materiales flexibles.


Su diseño, donde los grupos impresores comparten todos ellos el mismo tambor central, aportaban un mejor control de registro y una mayor precisión.


Quedaba mucho por recorrer…

0 vistas